No-ticias

Va a ‘Cámbiame’ con un billete de 5€ a que se lo den en monedas pa’ tabaco

3 octubre, 2018

author:

Va a ‘Cámbiame’ con un billete de 5€ a que se lo den en monedas pa’ tabaco

La historia narrada de la búsqueda de un cambio

Alberto González se disponía a comprar una cajetilla de Camel, pero no encontraba ningún bar abierto. Era domingo, estaba en Andalucía y todos los establecimientos permanecían cerrados.

Estaba desesperado. Arrastrándose por el suelo, buscando colillas a medio fumar, a lo lejos, vio un oasis de nicotina: “Bar La Paqui”. Francisquita, su dueña, estaba con las llaves en la mano y con la puerta a medio cerrar. Alberto, se rehizo y fue directo a la taberna gritando: “Paquita, (tos), no cierre (tos)”. Paqui le oyó, así que se retiró de la puerta.

Cuando finalmente le pidió que enchufase la máquina, Alberto vio que no aceptaba billetes. Desesperado, buscó entre sus bolsillos y no encontró ninguna moneda. Francisca había “cerrado la box y depositado todo el cash en blísters” , según contaba.

González intentó introducir el billete en la máquina, pero su intento resultó fallido. Paqui le echó del bar.

Siguió su búsqueda, pero no obtuvo recompensa. Al cabo de un tiempo, en el que casi se fuma un dedo (su cuerpo era un Fortuna 19), Alberto tuvo una genial idea. Cogió su coche y se dirigió a Madrid.

A las 18:00  ya se encontraba en la puerta de Mediaset. Sin llamar a la puerta, entró y se puso en contacto con los directivos de la cadena. Estos se mostraron reacios a su petición de aparecer en Cámbiame. “El programa hace meses que no se emite”, declararon.

“¡Quiero hablar con Pelayo! ¡Quiero un cambio!”, exclamaba a gritos.

hombre gritando

González, con barba de 3 días, una mochila y el mono encima, parecía Marco en busca de su madre

Después de que el personal de seguridad lo echase de las oficinas, se dirigió a FDF para comprobar si allí estaban emitiendo una reposición del programa. Pero solo encontró un plató desierto y a los actores de ‘La que se Avecina‘ atados en sillas, obligados a ver su propia serie con risas enlatadas de fondo.

Harto de buscar soluciones, optó por volver a montar en el coche y cambiar de rumbo. Se dirigió al aeropuerto y cogió el primer vuelo a Tenerife, con la esperanza de que allí aún se emitiera el programa.

Después de desistir en su búsqueda y planteándose cambiar los cigarros por un vaper, volvió a su lugar de origen.

Al llegar a casa, se dio cuenta de que todo estaba distinto. Sus hijos habían crecido, su mujer estaba casada con Paquita, la del bar y a él, ya no le quedaba nada. Fue a por tabaco y esta vez, la que no volvió fue su vida.

Deprimido y sorprendido a partes iguales, volvió a sentir ganas de fumar. Con las esperanzas perdidas, fue al estanco más cercano. Cuando llegó, para su sorpresa, estaba abierto. Volvió a recuperar la fe en la humanidad. Entró, y cuando pidió su ansiado Camel, volvió a estamparse. Era 2 de enero, y el paquete había sufrido una subida de impuestos: 5,10 €.

Alberto González no podía permitirse pagar esos diez céntimos de más. Había perdido a su familia, el trabajo y la posibilidad de perpetuar su vicio.

MARCO-PAQUETE anime

Esta historia sirve para ilustrar por qué es malo el tabaco. Contádsela a vuestros hijos y a vuestros familiares y amigos, para ver si así, de una vez por todas, un mensaje en contra de los cigarrillos consigue que los fumadores se planteen dejarlo. Aunque cabe decir que el cabrón, viajó bastante.

Administrador y redactor | Publicitario