Sacamos cuentas

DANAVANDALA: camarera y artista, y no precisamente en ese orden

11 septiembre, 2018

author:

DANAVANDALA: camarera y artista, y no precisamente en ese orden

Daniela Stoicanescu es DANAVANDALA, una artista que nos relata en Instagram su vida en el mundo de la hostelería desde un punto de vista diferente.

Nació en 1984 en Timisoara, Rumania. Lleva viviendo en el Pais Vasco desde el 2004 y desde entonces se dedica a la hostelería. En paralelo a su trabajo, hizo la carrera de Bellas Artes en la UPV para «dar sentido a su vida». Terminó la carrera en 2014 «sin destacar en nada (algo bastante frustrante)» y 4 años más tarde empezó con DANAVANDALA para «reírse un poco del día a día en el trabajo».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de danavandala (@danavandala) el

En cuanto vimos su trabajo «Memorias de una camarera«, nos enamoramos de él. Su original formato es uno de los puntos fuertes, ya que las ilustraciones están realizadas sobre hojas de comandas de restaurante, lo que hace todavía más personal y diferente su estilo. Retrata perfectamente el día a día de un camarero (al menos en España). Según nos cuenta, las viñetas están basadas en hechos reales. «Además, creo que no voy a tener que inventar nada nunca, siempre pasa algo», afirma. Y es que quien ha trabajado en este ámbito ha tenido que lidiar con situaciones realmente surrealistas.

«Quizá por eso tantos artistas trabajan en el sector de las cañas».

Daniela nos contaba más en profundidad lo sufrida que es la profesión de camarera. «Trabajas cuando los demás se están divirtiendo». Si habéis tenido que servir algún plato de calamares, sabéis cuál es la situación de la que habla.
En su caso, combina la hostelería con su proyecto artístico. «Lo bueno es que entre semana tienes tiempo para soñar y trabajar en tu proyecto creativo. Quizá por eso tantos artistas trabajan en el sector de las cañas». 
Como hemos dicho, en 2014 acabó su carrera en Bellas Artes, en la cual descubrió varios artistas y sus trabajos, a la par que descubría cómo poder expresarse.

¿Cómo ves la situación de la hostelería en España? 

Visto desde fuera parece que va muy bien, pero luego otra cosa es como funciona por dentro cada negocio. Creo que cada negocio con su plantilla es como una “familia”, y cada “familia” dentro de su casa tiene sus reglas y sus acuerdos (horas extras, tipos de contratos, vacaciones, descansos, festivos, etc.) Si llevas mucho tiempo con una “familia” vas consiguiendo mejores condiciones laborales (como es mi caso), pero si quieres empezar de cero, las condiciones básicas que te ofrecen de entrada en muchos sitios, son muy… básicas. Creo que esto también influye a que cada vez sea más difícil hacer una selección de personal adecuado, por ejemplo. 

¿En Rumanía qué tipo de trabajos tenías? ¿Pensabas que tu carrera iba a tomar la senda que ha tomado? 

En Rumanía trabajaba en Correos con mi madre, que lleva toda su vida allí… 

La verdad es que nunca supe qué es lo que quería hacer profesionalmente, solo sabía que quería hacer Bellas Artes, sin tener previsión de a qué dedicarme después de la carrera. Ahora en cambio sé que me gustaría trabajar con «peques» haciendo talleres creativos, pero todavía tengo que ahorrar dinero y definir mejor el proyecto. 

¿Conoces la diferencia de trabajar de camarera en España y en Rumanía? ¿Y el mundo del arte? 

No sabría decir cuál es la diferencia, solo he oído que las propinas son muy generosas, pero hace mucho ya de eso. Y el mundo del arte no sé cómo funciona allí, pero sí sé que hay muy buenos artistas rumanos como Vasile Catarau, Dan Perjovschi, Andra Dumitrascu, Adrian Ghenie, etc. 

 

 

¿Has pensado dejar la hostelería y dedicarte a algo relacionado con el arte? 

¡Siempre he pensado en dejar la hostelería! Nunca fue una opción por vocación, sino por necesidad, y claro, es mi única fuente de ingresos, así que hasta que no construya algo en paralelo, no puedo soltarlo. 

¿Alguna anécdota como camarera? ¿Y en la carrera?

Una anécdota curiosa, que sólo te puede pasar en un pequeño pueblo, es que antes de aprender a hablar el castellano ya trabajaba de camarera y me comunicaba por señas con los clientes. Esto fue en mi primer lugar de trabajo en Zaldibar. La gente era muy maja y todos sabían dónde estaba guardado todo en ese bar, porque era como el salón de sus casas, y gracias a eso sabían exactamente hacia donde señalarme las cosas.

Anécdotas en la carrera no recuerdo ninguna ahora mismo porque tampoco es que fuera yo muy sociable. Me juntaba con mis amigas cuando coincidíamos pero en general me gustaba estar sola.

¿Qué aspiraciones tiene el proyecto Danavandala? 

Lo que me gustaría conseguir este año es poner en venta una pequeña edición impresa con unas viñetas seleccionadas de las publicadas on-line hasta ahora.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#viñeta #comics #art #drawing #restaurant #bar #food #drink #real #life #funny #illustration

Una publicación compartida de danavandala (@danavandala) el

¿Algún artista relacionado con la pintura que te gustaría nombrar? 

Rut Zabala Septien. Sus grabados son deliciosos. 

Recomiéndanos un libro, una película y una canción. 

Os recomiendo el libro ‘Hijos de Darwin’ de Dario Fo porque es muy divertido. La película ‘El fantástico Mr. Fox’. Y la canción yeyé ‘Los pepinillos’ de Tania Velia. 

Recomiéndanos un libro, una película y una canción de autores rumanos. 

‘El ruletista’ de Mircea Cartarescu. La película: ‘Más allá de las colinas’ de Cristian Mungiu. Y la canción ‘Aseara ti-am luat basma’ de Maria Tanase. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de danavandala (@danavandala) el

Administrador y redactor | Comunicólogo